Labrador, a Jenny: "Yo un cincuenta por cien no soy, yo soy un doscientos por cien"