Silvia y Marta, preocupadas por el posible abandono del trono