Iván y Bea, sin cámaras