Bea, una musa inmortal para Iván