Iván, muy feliz: “Esta tarde voy a ser yo el que dé los mordiscos en el cuello”