Y la más salada es... ¡Fanny!