Iván, impresionado con Melody