Diego, a Labrador: "No vayas tan de pibón"