Nagore y Luis Rollán, en la silla caliente