Agustín, a Jaraba: “Lo creas o no, tienes un amigo para lo que te haga falta”