Fiama y Xavi, un final de película