Angy y Jaraba, un amor de cinco minutos