Abi y Nacho, en el cuarto oscuro