Abraham, muy cariñoso con Rebeca