Abraham, el nuevo tronista