Ni “chulo de playa” ni poco elegante, Alex es un chico maduro