A Annie se le escapó el palo de golf y… ¡Zasca!