Bea, tras su expulsión