Fabián y Sonia, de escapada