Lina, la pretendienta que perdió el tren