Marta, a Pablo: “Entra y mira la cita como un hombre”