Mohamed, a Albert: “Tú quieres el trono”