A Oliver le cuesta muchísimo trabajo expulsar a las pretendientas que ya no le gustan