Pedro, el pretendiente chaquetero