Rafa Mora, ¿celoso?