Rafa, buen ejemplo para Abraham