Rafa no supo ser él mismo