Rym y Albert, un desayuno lleno de amor