Albert, el príncipe que enamoró a Rym