Sigue la tensión entre los tres