Silvia, la que menos le gusta al entorno de Yera: “Parece que juego de bulto”