Verónica, su compañera de piso