Víctor, tras la expulsión