Las aspirantes al trono, ¿Lágrimas de cocodrilo?