Las chicas de Ferchu, indignadas