Besos en el cuello y cita sin cámaras: Albert y Cristina van muy rápido