Una confidencia y su tonteo con Melani deja a David en la silla caliente