La diferencia de edad termina con la conquista