Albert, a Bela: "Me encanta la igualdad y no voy a ser tu siervo"