¿Hay algo más que “tres besos tontos” entre David y Meritxell?