Fabio, emocionado: “Me voy a ir feliz, pero por otra parte destrozado”