Marta y Javier se comen con la mirada... ¡y con la boca!