Alber, entre lágrimas: "Rym, quiero salir de aquí contigo"