Marta deja plantado a Christian... ¡Y besa apasionadamente a Albert!