Una canción, una rosa eterna y un álbum de recuerdos: la sorpresa de Albert a Rym