Irene López-Assor: “Rym debería abrir los ojos”