Jaime se queda, pero en la silla caliente