Rym, a Albert: “Por mi te puedes ir”