Yera y Silvia dicen adiós a las cobras y se atreven con los besos