Tras la batalla: Javi, Iván y Till no se callan nada